¿Cómo se escribió El elixir Curalotodo?


¿Cómo surgió y se escribió "El elixir Curalotodo"?

Cuando cayó en mis manos "El susurro de Tara"', uno de los cuentos de Daniel Martín, caí en la cuenta de que tenía algunas cosas en común con él; la principal era que a los dos nos gusta escribir historias para niños en las que las emociones juegan un papel importante. Y esa afinidad, junto a una notable trayectoria en la LIJ, hizo que Daniel se convirtiera en algo similar a un "hado madrino" de mi libro, "El lagarto de Ansite". En una de sus sesiones como narrador oral, Daniel me habló de la idea que últimamente le rondaba en su cabeza: escribir un libro infantil a dos manos. Sobre la marcha me invitó a formar parte de ese proyecto que a posteriori bautizaríamos con el nombre de "El elixir Curalotodo".

Todo empezó como un sueño
La ilusión por un proyecto nuevo hizo que durante esa conversación, definiéramos los personajes principales que iba a tener esta bonita historia además, del plató natural donde se iba a desarrollar el cuento. Una vez más, volvíamos a coincidir: la Finca de Osorio, en Teror, era el lugar perfecto para gestar nuestro libro. Lo mejor era que los dos conocíamos bien La Finca. Así que jugábamos con esa ventaja. Recuerdo las siguientes palabras de Daniel: "tiene que ser un cuento muy natural, vamos a sorprendernos enviándonos cartas". Así fue como, Damilala, la lechuza, hizo un viaje a Tamadaba y por ello, debía escribir a su amiga Lyra, una musaraña de Osorio con espíritu de poetisa. Este libro se perfila como un canto a la amistad y al amor por la naturaleza, valores con los que tanto Daniel como yo nos identificamos. Alargalavida se fue tejiendo entre carta y carta. Cada una de ellas, era un regalo no sólo para Damilala y Lyra, sino para él y para mí. Te confieso un secreto: la última mensajería que Lyra, mi personaje, envió a Damilala, el personaje de Daniel, llegó a un buzón en la vida real.  Cerrábamos con esta última misiva, "Primavera de Cartas" la bella historia de amistad entre una lechuza a la que no le gusta que la confundan con un búho y una musaraña romántica.



No hay comentarios:

Publicar un comentario